2.10 – DETERIORO DE LA CALIDAD DE VIDA EN LOS BARRIOS

  • La venta de alcohol, cuando no se administra de manera responsable, también puede afectar negativamente la calidad de vida de las personas que viven en los vecindarios circundantes.
  • Si bien ciertamente no es la mayoría, hay algunos negocios que generan interrupciones y se convierten en semilleros de delitos que dañan a los vecindarios.
  • Tales interrupciones pueden causar problemas de salud a los residentes cercanos cuando:
    • pierden el sueño debido al ruido nocturno, temen por su seguridad debido al aumento de la delincuencia,
    • incurrir en gastos adicionales para asegurar sus hogares, o
    • experimentar ansiedad general por estas preocupaciones.
  • Las ventas de alcohol también pueden contribuir al deterioro de los vecindarios, dañar la reputación de los vecindarios y reducir el valor de las propiedades.
  • Algunos problemas comunes que afectan directamente la calidad de vida incluyen:
    • ruido de música a alto volumen o clientes hablando en voz alta, gritando, peleando o acelerando los motores de sus automóviles,
    • personas que dejan basura dentro y alrededor de los negocios y en los vecindarios circundantes,
    • personas que cometen delitos dentro y fuera de las empresas, y
    • personas involucradas en indecencia pública, como exposición indecente, actos sexuales o conducta lasciva.